¿CÓMO TRABAJAR CON PERSONAS QUE NO TE AGRADAN?

Muchas ocasiones podemos establecernos en una trabajo con gran potencial de crecimiento y desarrollo profesional, sin embargo el ambiente puede no resultar favorable por algún tipo de tensión que se genere entre colaboradores de puestos clave y que finalmente podrían desembocar en un rompimiento de la relación laboral o peor aún afectar los intereses de la compañía.

A continuación se enlistan algunas ideas que casi todos pueden usar cuando tienen que trabajar con alguien que simplemente no les agrada o con quienes llevan un relacionamiento complicado. 

REFLEXIONAR SOBRE LAS CAUSAS DE LA TENSIÓN Y CÓMO RESPONDER A ELLAS.

El primer paso es la aceptación y la reflexión. Recuerda: no te llevarás bien con todos, pero hay un valor potencial en cada interacción con los demás. Puedes aprender mucho de casi todas las personas que conoces y la responsabilidad de hacer que eso suceda depende mucho de ti, incluso cuando la relación no es fácil. Revisa de manera honesta lo que está causando tensión y que tan importante es la reacción que tomas antes las situaciones, puede ser que tu reacción sea la base del problema y eso puede ser totalmente controlable.

HAZ TU MAYOR ESFUERZO PARA ENTENDER LA PERSPECTIVA DE LA OTRA PERSONA.

Pocas personas se levantan de la cama por la mañana con el objetivo de hacer tu vida miserable. Tomate el tiempo para pensar con claridad sobre el punto de vista de la otra persona, especialmente si esa persona es esencial para tu éxito o el área de trabajo. Pregúntate: ¿Por qué esta persona está actuando de esta manera? ¿Qué podría estar motivándola? ¿Cómo me ve? ¿Qué podrían querer y necesitar de mí? Pensar de manera diferente ayudará a entender que la otra persona también tiene objetivos y motivaciones tan validos como los tuyos y estos no precisan estar en conflicto. 

CONVIÉRTETE EN UN SOLUCIONADOR DE PROBLEMAS EN LUGAR DE UN CRÍTICO O COMPETIDOR.

Para trabajar mejor juntos, es importante pasar de una postura competitiva a una colaborativa. Una táctica es culpar a la otra persona sobre el problema, en lugar de tratar de colaborar en conjunto para solucionarlo, haciendo un compromiso directo para ambos.

Tomarse un tiempo para conversar con la otra persona es un método efectivo y plantear de manera directa las circunstancias que incomodan a ambos puede resultar en la aclaración de mal entendidos: “No siento que estemos trabajando juntos de la manera más efectiva posible. ¿Qué piensas? ¿Tienes alguna idea de cómo podemos trabajar mejor juntos? ”.

El involucramiento ayuda para que las personas sean más colaborativas. 

 TOMA EN CUENTA LA OPINIÓN DEL OTRO

En situaciones tensas, muchos de nosotros decidimos sobre lo que nosotros pensamos. Podríamos ser más asertivos haciendo preguntas, creando una conversación con la otra persona teniendo la paciencia de escucharla y tomarla en cuenta. 

HAZ CONSCIENCIA SOBRE TÚ PERSONALIDAD Y LA DE OTROS. 

Es fácil atribuir conflictos a la mala ” química” Con otra persona, pero todos tienen estilos diferentes y, a menudo, ser consciente de esas diferencias puede ayudar. La personalidad puede resultar muy variable, por ejemplo: tú puedes ser una persona introvertida que prefiere tener tiempo para resolver los problemas sin ayuda y de manera silenciosa. Mientras que la otra persona tiene personalidad extrovertida, que reacciona de inmediato y resuelve los problemas al hablarlos con los demás. Dadas estas diferencias de estilo y preferencia, puede resultar incómodo interactuar entre sí, pero una vez identificadas las será más sencillo entender al otro y saber que no siempre se reacciona de la misma manera. 

PIDE AYUDA

Pedir ayuda puede mejorar una relación difícil porque muestra que valoras la inteligencia y la experiencia de la otra persona. Utiliza preguntas adecuadas y que refuercen la experiencia y conocimientos que ambos pueden aportar. Por ejemplo: “Has estado por aquí más tiempo que yo. Siento que estoy empezando a entender las cosas, pero me encantaría tu ayuda”.

Al aplicar los siguientes consejos la relación entre colaboradores puede mejorar de manera significativa, incrementando la comunicación interna y externa, creando mayor participación y trabajo en equipo, buscando en todo momento oportunidades para aprender y mejorar sus procesos.

Siempre es posible colaborar eficazmente con la gente que no nos agrada, pero también se debe saber tomar la iniciativa.

Extracto, adaptación y traducción de Articulo: “How to Collaborate with People You Don’t Like” Harvard Business Review, by Mark Nevins.

Lic. Leslie Ceballos.

Consultor Senior.

Doctor Empresa S.C. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: